Corporación Noticias
DESDE EL BALCÓN OPINION

Una oferta turística precaria



  • José Luis Romero

El problema secular de nuestra principal industria y fuente de ingresos ha sido y sigue siendo la estacionalidad, y poco o nada hacen nuestro concejal de Turismo y el elenco de negados que conforman el equipo municipal por cambiar la tendencia. Creyendo que solo con la ubicación de nuestra ciudad y la excelencia natural de nuestra costa solo hay que dejarse llevar y que lo demás viene por añadido y, salvo copiar y concentrar eventos similares a los de otras localidades vecinas, que, dicho sea de paso, nada aportan ni ponen en valor recursos naturales y potenciales únicos, nada hacen por fidelizar, incentivando la inversión privada, ni coadyuvando a la misma con políticas circulares en torno al turismo y al sector servicios.

Año tras año y, a pesar del grave deterioro de la ciudad y la falta de inversiones en recursos distintos y diferenciados que nos hagan encabezar la oferta turística de la costa gaditana, hay un flujo fiel de visitantes que, quizá por una inercia más que por un incremento de oferta o mejora diferenciada, nos inunda en los meses de verano y nos lleva a una actividad turística residual durante el resto del año. Y, por ende, a una precariedad del sector y dificultades en la ciudadanía, más acuciante en quienes, de una manera directa o indirecta, viven o sobreviven con los recursos temporales aportados por los visitantes a nuestra urbe.

Cierto es que mientras otras poblaciones limítrofes supieron facilitar una expansión urbanística, hotelera y de servicios para mejorar su oferta turística, nuestra ciudad lleva años perdida en su ensimismamiento y presa de políticas populistas que hipotecaron nuestro término municipal para siempre con la proliferación de urbanizaciones ilegales y la colmatación de edificaciones para segundas residencias, que permanecen la mayor parte del año desocupadas. Además, unas y otras, impidieron un desarrollo urbanístico claramente dirigido a las infraestructuras turísticas de primer orden, como nuestra ciudad merecía y merece para recobrar la capitalidad turística de la zona gaditana, que pudiera irradiarse durante los 365 días del año con establecimientos a pleno rendimiento y flujos permanentes de visitantes en todas las épocas del año y no como ahora que, tras la temporada estival, los establecimientos hoteleros se ven abocados a echar el cierre al no soportar los costos de una ocupación ínfima y testimonial.

No creo que sea necesario hacer un inventario de recursos cuya puesta en valor sería el mejor coadyuvante a la nueva implantación y mejora permanente de un nuevo orden en el ámbito turístico, que nos hiciera ser referente nacional e internacional y destino incuestionable más allá de la época estival, pero la incapacidad contrastada de nuestro equipo de gobierno les ha hecho indolentes, artífices unos y colaboradores necesarios unos y otros, del deterioro continuo de nuestra ciudad, de la precaria proyección e imagen y de la escasa y anticuada oferta turística que nos aboca como una condena a la temporalidad perpetua, que tanto daño nos hace a esta gran ciudad y su herrumbroso eslogan de historia y turismo.

NOTICIAS RELACIONADAS

Las Elecciones Andaluzas

CORPORACION NOTICIAS

La post feria

CORPORACION NOTICIAS

Otro proyecto paralizado

CORPORACION NOTICIAS

Votar tras la pandemia

CORPORACION NOTICIAS

La conferencia de Beardo

CORPORACION NOTICIAS

La última gran cabalgata

CORPORACION NOTICIAS

DEJAR UN COMENTARIO