Corporación Noticias
MUJERES DE CIUDAD

Publicidad sexista

  • Inmaculada Alcántara


El tiempo de volver a la normalidad ha llegado, con mucha alegría para todas las personas, y tristemente hay que lamentar que la normalidad sigue siendo la misma que antes de la pandemia, en todos los sentidos.

El pasado mes lamentábamos las duras y vergonzantes cifras de mujeres asesinadas por la violencia de sus parejas o exparejas, e incluso la de algunos de sus hijos e hijas, que nos retrotraían a años atrás en los que las mujeres ocupaban desgraciadamente las portadas de todos los medios de información por ser las víctimas de crueles asesinatos.

En este mes, los números han sido menores, algo que no es una derrota del machismo, pero que al menos supone una pequeña victoria.

Pero los asesinatos no son la única manifestación en la que se identifica la presencia del machismo en nuestra sociedad, y volvemos nuevamente a ver expresiones machistas en diversos ámbitos de la vida, que ya deberían estar erradicados.

No hay que moverse mucho para encontrar estas manifestaciones del machismo más rancio. En nuestra ciudad, continúa utilizándose la imagen de la mujer como objeto para atraer a la clientela de algunos locales de ocio y publicitarse. Exhiben el cuerpo femenino como reclamo de venta, cuando es ajeno al contenido del anuncio y de lo anunciado, utilizando a la mujer y reduciendo su cuerpo a un mero objeto sexual.

La publicidad es decisiva para dar a conocer un local, sobre todo cuando acaba de iniciar su andadura. En manos de los creativos publicitarios queda el resultado de las campañas que elaboran, además de la propia reputación de la empresa anunciadora. Un buen anuncio puede potenciar el producto y la imagen de marca, pero de igual forma, también la publicidad resulta contraproducente y castiga la reputación de una empresa, si se utilizan elementos sexistas en ella.

Una muy mala decisión supone, el considerar comenzar una trayectoria empresarial utilizando una publicidad machista, como forma de darse a conocer.

¿¿¿Es necesario colocar en el centro de la publicidad una mujer, con ropa de baño, para publicitar un local de hostelería???… ¿¿En serio??… Parece que aún quedan mentes pensantes que consideran llamativa y eficaz esa manera de hacer marketing, sin hacer referencia a lo que ofrece el establecimiento, recurriendo a una imagen sexualizada, y que no parecen entender que eso crea una respuesta de repulsa para quien recibe esa publicidad. 

Repulsa que debe hacer la sociedad al completo, y dejar de mirar para otro lado cuando ocurren estos hechos. 

La sociedad ha estado tan acostumbrada tradicionalmente a la publicidad sexista donde se cosifica y utiliza a la mujer como objeto atrayente para el consumidor que todavía le cuesta identificar este tipo de comportamientos. Pero, pese a que para algunas personas sean aún indiferentes estas acciones, o no las identifiquen con claridad, una gran mayoría de la sociedad rechaza esta utilización de la imagen femenina, denigrante y zafia, que incluso se atreve a denunciarla y hacer pública su denuncia.

Y, es que esa es la manera de hacer que no se vuelvan a crear este tipo de anuncios, de señalar a quien aún cree que el machismo debe prevalecer, y de concienciar a la sociedad para que sea valiente, erradicando de una vez y para siempre el machismo de sus pensamientos y sus comportamientos. 

Aboguemos por una publicidad no sexista, sana, igualitaria y responsable.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

El feminismo de las asociaciones de mujeres

CORPORACION NOTICIAS

TOSANTOS Y DIFUNTOS

CORPORACION NOTICIAS

La reapertura de los centros de mayores ¿Pa´ cuando?

CORPORACION NOTICIAS

Proactivo

CORPORACION NOTICIAS

Vuelven las cifras de la vergüenza

CORPORACION NOTICIAS

El feminismo frente al miedo

CORPORACION NOTICIAS

DEJAR UN COMENTARIO