EL SÍNDICO PERSONERO Hablemos de todo Vídeos

MAYDAY, MAYDAY: Hostelería portuense

A las 18h cuando quizás estás en lo mejor de una sobremesa con amigos, guardando las distancias, usando la mascarilla como es debido, con el gel hidroalcohólico en la mano y con ganas de desahogarte de una semana dura de trabajo te tienes que ir para casa.

Carreras precipitadas, cuentas en platos y camareros que comienzan a apilar sillas y mesas. Es la realidad impuesta por un decreto autonómico que intenta salvaguardar la seguridad de los ciudadanos.

La hostelería hace tiempo que está en el punto de mira y se esta viendo muy afectada por las restricciones de forma permanente y aguda. Nuestra ciudad es una ciudad de bares y restaurantes, cientos de familias viven de un sector que día tras día da lo mejor de sí: empleo y los platos se han fraguado en la tradición histórica de nuestras cocinas.

Creo muy sinceramente que nuestro consistorio no toma todas las medidas que puede tomar en una situación tan agónica como peligrosa para un sector que tiende a desaparecer si no somos resolutivos dentro del marco legal de las restricciones existentes.

Medidas como la flexibilización de la extensión de las terrazas, la agilización de la concesión de licencias de ocupación de la vía pública, la autorización de estructuras, la mediaciación con propietarios para el abaratamiento de alquileres de locales, rebajas en tasas y en el recibo del agua gestionada por Apemsa, o el impulso de iniciativas hosteleras con la formación y asesoramiento de los emprendedores son cuestiones que tienen cabida en las competencias municipales y ante lo que no se puede ser imparcial, indiferente o dedicar el mínimo esfuerzo político posible.

Estimados ediles, hablad con vuestros “mayores” de la Junta para que no se demonice más al sector, lleguen a un consenso y aprueben una ordenanza de terrazas adaptada a los tiempos que corren, estudien ayudas y exenciones o, en definitiva, hagan un plan local para salvar a la hostelería portuense contando con ellos.

Yo soy de bares y sé que ante el sentimiento de un restaurador que ve como se apaga poco a poco su proyecto y su ilusión expresiones como “no te preocupes, ya vendrán tiempos mejores” no tienen cabida.

Aunque la pandemia lo haga muy complicado inténtenlo, vayan más allá del simple marketing político, vuelvan la cara y miren el paisaje que está detrás de su propios “selfies” porque, a lo mejor, en el fondo difuminado aparece un local más cerrado con las persianas bajadas.

Noticia Relacionada

El PP muestra su oposición a la Ley Celaá y su apoyo a la educación concertada

EN EL PUERTO

Cuatro jóvenes portuenses representarán a la provincia en el campeonato de España de Judo deL sábado

EN EL PUERTO

FLAVE VALORA LA GESTIÓN DEL EQUIPO DE GOBIERNO

EN EL PUERTO

Deja un comentario