Entre tú y yo NACIONALES OTRAS NOTICIAS Vídeos

DE PROFESION DIPUTADO, “UN CHOLLO”

  • Una de las preguntas que más nos hacemos desde la ciudadanía es cómo funciona el sistema de jubilación de los políticos y si este es diferente del que disfrutan el resto de trabajadores del país.

Dedicarse a la actividad política muchas veces supone el obligado abandono de la que era la ocupación habitual del ahora político. Por ello, desde las Cortes se ha intentado cuidar esta situación excepcional que, en la teoría, perjudica la posterior reinserción laboral y que no contemplaba la prestación por desempleo tras esos años en el cargo.

La jubilación de los políticos antes de la reforma de 2011 disfrutaban de privilegios como ningún otro sector poblacional. Su régimen de jubilación permitía que, mientras que un trabajador tiene que cotizar 35 años entonces (37,5 años, según las últimas reformas) para recibir el 100% de la pensión de jubilación. En el caso de un mandatario, se podría acceder a la totalidad con tan solo once años de desempeño político en el escaño. Además, se recibiría el 80% de la pensión si la actividad laboral llegaba a tan solo 7 años.

Otro privilegio del que disfrutaba nuestra clase parlamentaria antes de la reforma era la aportación mensual a cada diputado del Congreso de los Diputados de una prestación para un plan de pensiones. Esta prestación provenía de los Presupuestos Generales del Estado. Por lo que, su percepción venía de mano del contribuyente. Y se establecía en un plan de pensiones privado para todos los diputados, con unas excepcionales condiciones de rendimiento y de garantías.

 

Jubilación de los políticos tras la reforma de 2011.

El 19 de julio de 2011, por iniciativa del Partido Socialista, se aprobó el acuerdo de que diputados y senadores cotizasen de la misma manera que el resto de los afiliados a los regímenes de la Seguridad Social. Es decir, que se derogaban los artículos del Reglamento de las Pensiones Parlamentarias que establecían los porcentajes a percibir según la duración del desempeño parlamentario. Como ya se ha referido antes, el 80% si el mandato ha durado de 7 a 9 años; el 90%, si se ha prolongado hasta los 11 años, y el 100% por más de 11 años de mandato.

Cualquier diputado o senador electo desde entonces, se sometería a un régimen similar al de cualquier otro trabajador. No obstante, esta modificación no tiene carácter retroactivo. Por lo que, todos los políticos comprendidos desde 1977 hasta 2011 seguirían acogiéndose legalmente a esta ventaja.

Con respecto al plan de pensiones privado al que el Estado dirigía una aportación por cada diputado. Las reformas en esta cuestión exigen que el 100% de la donación que se realice sea por parte del político, de forma que ni un céntimo de los Presupuestos Generales se dirija a esta prebenda de manera directa. Ya que , de manera indirecta se hace a través del diputado que decide destinar parte de su sueldo (abonado desde los PGE). Izquierda Unida y UPyD eran los dos únicos partidos que hasta 2011 habían renunciado a este privilegio, y Podemos (cuya fundación fue posterior) anunció que no participaría de estos planes a nivel individual, que es como actualmente se permite.

Así funciona la jubilación de los políticos actualmente, cuyos privilegios son muy ventajosos. Además, los sueldos de muchos distan en gran parte de los sueldos de la mayoría social, lo cual tendrá directa repercusión en su prestación por jubilación.

Noticia Relacionada

El Centro Cívico acoge un curso organizado por el Ayuntamiento para optimizar los alimentos y economizar en los fogones

EN EL PUERTO

#EnLaBiblioteca: Belleza dorada

EN EL PUERTO

En marcha las ayudas de la Junta a trabajadores autónomo

EN EL PUERTO

Deja un comentario